Off

vista heli el sira

Según informes recientes de la organización indígena AIDESEP Lucio Pascual Yumanga, líder asháninka de la comunidad indígena ‘La Paz de Pucharine‘ en el distrito de Puerto Bermúdez (Pasco), fue encontrado sin vida con heridas de bala a finales de noviembre. Se sospecha que fue víctima de un intento de asesinato. Según el presidente de la AIDESEP, la aldea de La Paz de Pucharine está amenazada desde hace tiempo por grupos armados que han entrado en la zona de amortiguamiento de la reserva comunal “El Sira“. La violencia contra los ecologistas y los indígenas continúa. Lucio Pascual Yumanga es ya la décima víctima en la Amazonía peruana desde el año pasado.

La cooperación alemana al desarrollo apoyó y promovió las reservas comunales hasta 2017 durante casi 10 años, para la conservación de la biodiversidad, la protección del clima y la mejora de los ingresos. Un antiguo empleado que asesoraba in situ la gestión de áreas protegidas y zonas de amortiguamiento nos proporcionó información de fondo sobre la reserva natural de EL Sira y el papel de los pueblos indígenas en la protección de los bosques y el medio ambiente en la región central amazónica:

La aldea de La Paz de Pucharine es una de las 68 comunidades indígenas en la zona de amortiguamiento de la reserva natural de El Sira que están unidas en ECOSIRA. Este organismo autónomo tiene encomendada legalmente la protección de la reserva comunal de El Sira (616.400 ha) y su zona de amortiguamiento (1.096.542 ha) en administración conjunta con la Autoridad Nacional de Áreas Protegidas SERNANP, dependiente del Ministerio del Ambiente de Perú. Los habitantes indígenas viven allí de los recursos de la zona de su pueblo y de la reserva comunal. Ellos son responsables de la conservación y protección de la selva y del uso prudente de los recursos naturales. De este modo, mediante planes de gestión coordinados, contribuyen significativamente a la conservación de la selva amazónica.

Los grupos ilegales llevan años intentando penetrar en estas zonas. No se privan de asesinar, torturar y secuestrar. A menudo se trata de bandas de narcotraficantes que quieren ampliar el cultivo de coca en los pueblos a costa de la selva tropical y procesar las hojas para convertirlas en cocaína. Otras veces se trata de la prospección de oro, especialmente atractiva en estos momentos debido a la subida del precio del oro. Esto destruye enormes áreas de bosque virgen y envenena las aguas con mercurio y cianuro. El pescado muy contaminado que consume la población local provoca diversas enfermedades. La tala ilegal es otro de los motivos de los incursores, especialmente en los pueblos cercanos al río.

Por lo tanto, pedimos a las autoridades peruanas responsables que refuercen la protección de los pueblos indígenas en la región amazónica de Perú, que investiguen todos los delitos y que persigan sistemáticamente a los grupos ilegales.

Hacemos un llamado al gobierno alemán y a sus representantes en el Perú para que denuncien los abusos mencionados y apoyen a las autoridades peruanas para proteger mejor a los pueblos amazónicos como protectores de la selva.

Asoc. Amigos del Perú Amazónico

: